viernes, 5 de octubre de 2012

¿Cómo te explico que me gustas?



Que llevo buen tiempo queriendo decírtelo, pero que no me atrevo.
Que sé que no soy el único que te pretende, pero quiero pensar que soy el único que de verdad te quiere.
Que no entiendo cómo no ves las señales. O que si las ves… las ignoras?
Que cuando te tengo cerca ahora suelo ponerme torpe, serio, frío, porque te siento lejos al saber que en realidad no somos más que producto de la circunstancia. Y que quisiera que la circunstancia se hiciera un deseo.
Que lo que más me gusta de que me gustes es que eres tú. Y que fuera de todo siento que vales la pena. Vale la pena pensar en ti porque tienes tanto dentro que se puede admirar y que sabes admirar, cosa que hace mucho buscaba.
Que al conocerte, por segunda vez, me di cuenta de que pase lo que pase estaré contento de haberlo hecho.
Que me duele el estómago y se me calienta el pecho cuando oigo o veo que saliste con alguien más, porque sé que al final no eres nada mío, y que eres libre de hacer lo que desees con quien lo desees. Se supone que yo también tengo esa libertad, pero para serte sincero, no la necesito.
Que lo último que quiero es imponerte algo, pero que quisiera significar algo importante para ti, como tú lo eres para mí.
Que quisiera hacerte feliz, así como tú me haces feliz a mí.
Que me gusta verte renegar, reir, joder, todo. Que ya caí contigo, que ese vacío que una vez me dejaron lo has podido llenar, cosa que no esperaba.
Que me da miedo saber que todo lo que te dije ahora lo sientes por alguien más. Y que sé que es lo más probable, y que por eso ese dolorcito vuelve...

No hay comentarios:

Publicar un comentario